martes, 12 de junio de 2007

Mamá vida


La vida a veces nos da un dulce beso de buenas noches, nos lleva el desayuno a la cama y un gran abrazo cuando nos despertamos.


Otras veces nos saluda, y se va a dar una vuelta por ahi, olvidandose que no queremos que se vaya, por si tenemos una pesadilla.


De vez en cuando el cansancio puede con ella, y se duerme antes que nos acostemos... y es ahi cuando nos dormimos como intranquilos, con miedo de lo que soñemos, o con miedo de que ese "cuco" salga de abajo de nuestra cama.


Estamos tan acostumbrados a que nos agarre la mano cuando cruzamos la calle, a que nos tape cada noche, a que nos vea llorar solos, y reir y soñar y anhelar, que simplemente no podriamos vivir sin ella.

2 comentarios:

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

¿Quién te dijo que era raro el texto?
Es muy lindo lo que decís... tenés esa capacidad tan linda de expresar con palabras poéticas lo que algunas almas no podemos hacer...
Yo elegi mi vida, vivirla y disfrutarla al maximo... vamos de la mano porque juntas vamos a hacer historia!

Beso

Clau

María dijo...

lo ideal es ir al mismo paso que ella camina.
Un beso.