lunes, 28 de mayo de 2007

Tomar la mano, tomar el alma



La gente sola siempre mira hacia abajo. Como el, como ella.
Ella lo chocó y el la chocó a ella.
Ambos levantan la cabeza,
Ambos se observan,
Ambos sonríen.
La gente feliz siempre mira hacia adelante, observando un nuevo camino, donde el le sostiene la mano y ella a el.
Tener a alguien que presione una mano para levantar la cabeza hace que uno sea otro.
Sentir manos en tus propias manos hace sostener la cabeza, sostiene el corazón y sostiene el alma.

1 comentario:

María dijo...

¡qué bonito, Sabri! y qué gran verdad.
Un beso.